RSS

De malas lenguas me libro yo…

11 Nov

Ejecución, por Blanquito Jr.

Hay cubanos cuyos propósitos no acierto a comprender exactamente. A menudo están trasladando desencantos y pesimismos, sobre aquellos que se autodesarman de moral ante situaciones ciertamente desagradables y dificultades reales.

Quizás lo hacen para tratar de enfriar los entusiasmos que se advierten en la cotidianidad ciudadana.

Estas “descargas” me suenan a catarsis extremas. Muchas de estas desmotivaciones, en el decursar diario, lo que aportan son datos, valoraciones o argumentos que se puedan escuchar y leer hasta el aburrimiento en el tsunami de la propaganda anticubana, generosamente presupuestada desde se sabe donde. No son para nada nuevas, las sufrimos e inundan el mundo hace más de cinco décadas, sin excluir su acceso también hasta algunos espacios internos.

Hay quien solo se empeña en ver los lunares, las manchas, las oscuridades, pero al parecer no le llega nada de nuestra luz solar. Y por eso corren por ahí una sarta de interrogantes tendenciosas, generalizando problemas que indebidamente atribuyen a una Revolución, que es precisamente el único camino y esperanza para resolverlos. Y si no, ¿Para dónde mirar? ¿Dónde son menores todas esas desgracias, para nosotros lamentables y lacerantes deformaciones, cuerpos extraños totalmente ajenos al espíritu y naturaleza auténtica del proceso revolucionario, que muchísimos seguimos defendiendo y llevando hacia adelante contra viento y marea?

Para mí el asunto radica en saber a ciencia cierta el verdadero significado de haber asumido como pueblo, un colosal desafío, el escribir páginas de historia y gloria, protagonizar tal cual un David frente al más poderoso y vengativo Goliat de todos los tiempos.

Es verdad que en Cuba hay imperfecciones y no siempre han sido atinadas algunas decisiones internas. No me amparo en un tonto: ¿Y quién ha sido perfecto? Sencillamente por la agresividad y poder del enemigo no debimos equivocarnos pero nos equivocamos, y entonces ¿qué? Por ello ¿nos rendimos o rectificamos?, por ello ¿nos entregamos o rectificamos?

También es cierto que hubo muchos comprometidos con la Revolución quienes pensaron que el camino que se abría a partir de la sangre derramada, era un camino fácil, de rosas.

En cada época hubo, y habrá, quienes ante los mismos golpes de las adversidades se hacen más fuertes y resistentes, mientras otros se quiebran. Entre estos últimos algunos logran recomponerse y otros quedan rotos para siempre, autorrelegados al lugar destinado a los desechos, hasta un amargo y frustrante final de sus vidas. Son sencillamente perdedores.

Me duele saber que hay un corrupto o desertor en nuestras filas pero me asiste el derecho y la altísima moral de poder preguntar: ¿Cuántos dirigentes honestos tenemos en nuestro Partido por cada corrupto o desertor? ¿Cuántos cubanos nos mantenemos más que nunca afincados a la tierra que amamos entrañablemente, con el mismo amor que nos llegó de Martí, por cada uno que deserta?

Mi fe, es la que mantenemos los más, los que en lugar de rompernos nos hemos fortalecido con los golpes más duros. Nuestra fe nunca estuvo en que se nos convocaba a caminar por llanuras suaves y despejados caminos, lejos del precipicio al que siempre ha tratado de empujarnos el imperialismo. Siempre se nos habló y se nos habla claro, y sabemos a qué atenernos.

Todo hombre honesto debe reconocer, que sí, que pese a todos los pesares y pagando los más altos precios del sacrificio, es muchísimo más digno integrar un pueblo el cual, incluso, ante la inmolación, concluye junto a Silvio: ¡Yo me muero como he vivido!

Anuncios
 
7 comentarios

Publicado por en 11/11/2011 en Cuba, Política, Revolución, Sociedad

 

Etiquetas: , , , , ,

7 Respuestas a “De malas lenguas me libro yo…

  1. lapolillacubana26

    11/11/2011 at 5:57 PM

    Pedro muy buena reflexion, te la robo para mis blogs y listas

     
    • hdezsoto

      11/11/2011 at 7:52 PM

      No, no la robas, la tomas y ya. Complacido por ello. Gracias.

       
  2. Pedro González Munné (@editorlnc)

    13/11/2011 at 1:48 PM

    La Revolución es una cosa, quienes nos joden la existencia otra. Pero al final, ser pesimista es parte de ser humano. Saludos, profesor.

     
    • hdezsoto

      13/11/2011 at 7:08 PM

      Mis saludos tocayo. Si pero el pesimismo -como todo en la vida- tiene límites y, al que me refiero, malas intenciones. Un abrazo.

       
  3. Carmen Linares

    17/11/2011 at 10:27 PM

    ¡Me parece un articulo SOBERBIO, Bravo,más que Bravo, Braviiisimo!

     
    • hdezsoto

      18/11/2011 at 12:46 PM

      Gracias Carmen, muchas gracias. Es tan solo la verdad.

       

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: