RSS

El Che, Libia y OTAN

09 Sep

El 30 de noviembre de 1964, el comandante Ernesto Guevara de la Serna, rememorando el triste episodio del Congo y el asesinato de su líder, sentenció: Y la estatua que recuerda a Lumumba – hoy destruida, pero mañana reconstruida – nos recuerda también, en la historia trágica de ese mártir de la revolución del mundo-, que no se puede confiar en el imperialismo, pero ni un tantito así, nada.

 En Libia la invasión extranjera comenzó con magras manifestaciones e inexistentes bombardeos gubernamentales contra la población civil, ninguno comprobado. Este fue el burdo pretexto que esgrimió la OTAN para declararse “protectora de civiles” y, al amparo de las cuestionables resoluciones que impuso al Consejo de Seguridad, neutralizar del ejército de Ghadafi, masacrar el pueblo libio y destruir su infraestructura, así como financiar, asesorar, entrenar y suministrar armamento a los titulados “rebeldes” como también desplegar personal operativo y diplomático en la contienda.

La tragedia germinó mucho antes. Tras tomar el poder Muamar El Ghadafi gracias a la revolución de 1969, mantuvo una postura  más bien ambivalente, caracterizada por  cuidar y alimentar siempre sus relaciones con los Estados Unidos y la élite capitalista. Fue su aliado en la titulada Guerra contra el Terrorismo y a la vez se arropaba como ejemplo de anti imperialista por erigirse en un encarnizado fustigador de la alianza estadounidense-sionista.

Aupó la entrega de sus finanzas y recursos naturales pues, a finales de 2003, cometió la insensatez de permitir la participación del capital extranjero en el petróleo y gas libio -además de los 16 bancos estatales-, y mantuvo el banco central en manos deFarhat Omar Bengadara, teniendo como consultora a la señora McKinsey, hábil agente de la CIA. Todo parece indicar que fue una trampa tendida al “ingenuo” Ghadafi por George W. Bush, Nicolás Sarkosky y Anthony Blair ¡Menuda troika!. Después, por si fuera poco, ante la “insurrección”, su amigo Berlusconi le traicionó y hoy se alía a sus socios de Inglaterra y Francia para participar del botín.

Es bueno señalar que Farhat Omar Bengadara, presidente del Banco Nacional de Libia, desertór en febrero, con anterioridad había trasladado los fondos libios a bancos de los Estados Unidos, Inglaterra y Europa así como contratado la impresión de la moneda libia en Londres, con una firma que con rapidez, tras el alzamiento, denunció el compromiso.  Debemos tener en cuenta que Farhat Omar Bengadara,  Abdul Fatah Younis y Major Abdessalam Jalloud, todos pasados al bando contrario, se formaron en Gran Bretaña y Francia, y en diferentes momentos fueron hombres decisivos en el régimen de Ghadafi. ¿Trabajo de los órganos de inteligencia del imperio?

Otra acción de complacencia para con Estados Unidos –y que seguro lamentó ahora- se produjo en 2004 cuando declinó comprar o producir armamento no convencional.  ¿Aconsejado por la CIA?

Para colmo de males la conformación política-étnica-administrativa de Libia llevó al El Ghadafi a someter con mano fuerte a todas aquellas tribus que no integraban su Consejo de Gobierno y que en definitiva anhelaban su derrocamiento.

A los seis meses de crear la OTAN “una zona de exclusión aérea” en Libia, ha realizado más de 20 mil raids aéreos para lanzar cerca de 10 mil bombas y misiles. Han usado bombas de una tonelada, guiadas por láser, con cabezas penetrantes de uranio empobrecido y tungsteno; helicópteros de combate dotados de armas más sofisticadas; e incluso, misiles guiados por láser. Fuerzas especiales de Gran Bretaña, Francia, Qatar y  otros países se han desplegado para tareas operacionales en los frentes de combate.

La derrota del movimiento nacional-liberador de Ghadafi brinda a las transnacionales las mayores reservas de portadores energéticos de África: 60.000 millones de barriles de crudo y 1,5 billones de metros cúbicos de gas natural; al mundo de las finanzas 1500 millones de dólares de “activos financieros” (algunos hablan de 34 mil millones) y contratos multimillonarios que la guerra ha bloqueado.

Ha sido una burda invasión extranjera al abrigo de supuestos revolucionarios. Francia e Inglaterra no han organizado y en mucho financiado esta guerra por gusto. Los Estados Unidos han jugado su papel rector. Italia se apresuró en recuperar el espacio perdido. Es la OTAN quien ha tomado Libia.  Son los países de la OTAN quienes se repartirán la riqueza de ese país africano.

La dura lección recibida por el movimiento nacional liberador de Libia muestra que está más vigente que nunca el pensamiento del Che: “no se puede confiar en el imperialismo, pero ni un tantito así, nada”.

Anuncios
 
1 comentario

Publicado por en 09/09/2011 en Cuba, Economía, Política, Revolución, USA

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

Una respuesta a “El Che, Libia y OTAN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: