RSS

Reajuste a la Ley de Ajuste

02 Sep

Ilustración cortesía de Francisco Blanco Jr.

No es nuevo. Era algo que se venía produciendo desde hace mucho tiempo.  En realidad ya era insostenible para los ultraderechistas miamenses el menosprecio –y en mucho la burla-, por muchos ciudadanos cubano-americanos, de la Ley Maldita.

Sí, maldita por la cantidad de muertos causados en los intentos ilegales de salidas de nuestro país. ¿Quién puede decir cuántos cubanos y cubanas han sido tragados por las aguas o los tiburones del Estrecho de La Florida? ¿Miles o decenas de miles?  ¿Cuántas familias han llorado a sus familiares que nunca llegaron, sin tener siquiera el consuelo de velar y enterrar sus restos? Adultos, jóvenes, niños, mujeres, hombres, ancianos… jamás lograron a alcanzar las costas floridanas y mucho menos poseer la ciudadanía estadounidense tras residir allí un año y un día, como promete este engendro legislativo.

Tras casi medio siglo de falso desempeño,  La Ley de Ajuste Cubano, exhibe grietas, se resiente. Durante 45 años la extrema derecha creyó su propia mentira en cuanto a que los nuevos emigrantes cubanos eran iguales a aquellos primeros exiliados de los años 60, esbirros batistianos, torturadores, asesinos, ladrones del erario público, explotadores, contrarrevolucionarios.

Solo aquellos que medran a costa de la industria anticubana no han querido darse cuenta del cambio operado a lo largo del tiempo en estos arribantes, en cuanto a edad, cultura, intereses, objetivos personales y sus lazos para con la familia y la Patria.

Los tímidos gestos de del presidente Barack Obama hacia Cuba han dado la oportunidad a nuestros compatriotas en USA, de reencontrarse con sus familiares y amigos, con sus barrios y culturas. Como nunca antes se han colmado los vuelos con destino a la irreductible isla del Caribe. Ellos han desatendido las amenazas sobre posibles represiones al regreso.

Hoy, los enemigos del pueblo cubano vuelven a trabajar por reforzar el bloqueo y los impedimentos ya legislados, en un esfuerzo por impedir las visitas de nuestros compatriotas así como de ciudadanos norteamericanos en busca de verdades, científicas, culturales, políticas, económicas y otras.

Las palabras del presidente Raúl Castro, sobre la actualización de nuestra política migratoria, han causado pavor a los recalcitrantes congresistas anticubanos y sus padrinos de la Mafia estadounidense. A marcha forzada tratan de imponer más cavernícolas proyectos contra el libre intercambio.

La prueba mayor son los parches que intentan poner ahora, los legisladores David Rivera y Mario Díaz Balart, a la macabra Ley.

El primero estima  como una traición que los emigrados regresen pronto de visita a la isla y está proponiendo que los acogidos a la Ley solo puedan retornar después de estar cinco años en los EEUU, so pena de perder los beneficios recibidos. El segundo tiene en marcha una propuesta para circunscribir los  viajes de la comunidad cubana a una frecuencia trienal y la limitación de la cuantía de las remesas a $300.00 en igual período, George W. Bush, y perder los ligeros avances dispuestos por Barck Obama.

Todo parece indicar que la mayoría de los cubanos, emigrados o no, están en contra de estas infame proposiciones de David Rivera, de su sucio trabajo. Dura experiencia para los cubanos virtuosos residentes en los Estado Unidos. ¡Vienen parches para la Ley de Ajuste Cubano!

 
Deja un comentario

Publicado por en 02/09/2011 en Cuba, Política, Revolución, Sociedad, USA

 

Etiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: